¿Cómo viajar con mi gato?

¿Como-viajar-con-mi-gato

Los gatos, como muchos humanos, por otra parte, son grandes amigos de los entornos que conocen. De hecho, una de las tareas diarias que más tiempo les lleva es marcar las esquinas, los muebles y, en general, el perímetro que consideran su territorio. Por eso, para quienes se preguntan cómo viajar con mi gato, solo podemos ofrecerles dos consejos prácticos: paciencia y adaptación.

¿Siempre es poco aconsejable viajar con mi gato?

Si has hecho algún viaje con tu felino favorito y has comprobado que se estresa mucho, ya sabes que la respuesta no te va a gustar. Algunos gatos son más tranquilos y sufren menos con los traslados. Sin embargo, la mayoría no se siente cómodo, ni mucho menos seguro, cuando tiene que permanecer mucho tiempo en un transportín. Piensa en lo confusos y asustados que se sienten ante toda la gama de olores nuevos, movimientos extraños y sonidos estridentes.

Esto no quiere decir que las personas que conviven con gatos no puedan viajar. Todos necesitamos unas vacaciones de vez en cuando. Si quieres que las tuyas no supongan una causa de desestabilización emocional para tu mejor amigo, ten en mente, como regla general, este criterio:

  • Deja en casa a los gatos si vas a estar fuera entre 1 y 5 días. Asegúrate de que dejas la suficiente agua y comida, pon areneros extra para que estén cómodos hasta que vuelvas y que no se te olvide sacar la basura. Los gatos son animales independientes y, aunque sienten que no estás y posiblemente te castiguen con un par de minutos de indiferencia a tu vuelta, no sufrirán si sus necesidades están cubiertas. Te echarán de menos, pero esto es menos traumático que un viaje.
  • Viaja con los gatos si se trata de una ausencia larga y no tienes quien los vigile. Sigue leyendo para averiguar cómo hacer que este viaje no se convierta en una pesadilla.

Como hacer que el viaje sea más cómodo para tu gato

Lo ideal, si definitivamente tienes que viajar con tu gato, es que hagas todo lo posible para que se sienta como si no hubiera salido de casa. Las acciones que puedes llevar a cabo se dividen en dos fases: antes y durante el viaje.

  • Antes del viaje, procura que tu gato se acostumbre al transportín. Por ejemplo, puedes colocarlo, sin puerta, en su lugar favorito. Para completar esta manera de que se habitúe a él, pon dentro su manta favorita y sus juguetes. Además, puedes rociar las esquinas con un poco de Feliway en spray. Seguro que has oído que es buena idea utilizar este producto cuando vas a viajar, unos minutos antes de salir. La cuestión es que también te sirve para hacer que tu gato se siente a gusto en el transportín más rápido y con menos estrés.
  • Durante el viaje, mantén en el transportín la misma manta y los mismos juguetes. Además, si cuentas con accesorios para gato especialmente diseñados para viajar, las cosas te serán mucho más fáciles. 

Y, por supuesto, haz acopio de paciencia. Puede que tu gato no termine de tranquilizarse a pesar de todos tus esfuerzos. Hablarle, acariciarle y no reñirle serán tus tres armas secretas en ese caso.