La protección de recursos en perros

La-proteccion-de-recursos-en-perros

No es una expresión de uso común, pero sí vas a reconocer fácilmente el problema que identifica. Porque cuando los expertos hablan de protección de recursos en perros, se refieren a la aparición de cierta agresividad en la conducta del can, relacionada con la protección de sus pertenencias más queridas. Una disfunción en su comportamiento que puede aparecer de forma inesperada y que requiere de tu reacción inmediata para que no acabe afectando a la convivencia.

¿Qué es la protección de recursos en perros?

Tu perro te gruñe cuando intentas quitarle su juguete preferido o cuando intentas bajarle de su sofá preferido. También puede que ponga su cabeza tensa encima de su cuenco de comida y te mire de reojo. Estos son tres ejemplos típicos de lo que es la protección de recursos en perros.

Lo que hace el perro en estas situaciones es defender sus propiedades más valiosas. Utiliza el lenguaje canino para avisar que “eso no se toca”. En los casos más extremos, esa protección de recursos en perros se puede extender a una persona, cuando no permite que nadie se acerque a su dueño, por ejemplo.

Algo más que un perro guardián

Podrías pensar que la defensa de la territorialidad y la protección de su familia son, precisamente, cualidades innatas de los perros. Incluso, son características que valoramos los humanos porque nos sirven para sentirnos más seguros. Sin embargo, la protección de recursos en perros es otra cosa.

Inicialmente, esta actitud es propia entre perros o respecto a otros animales. El perro avisa al resto de la manada o animales que están rondando su comida, sus juguetes o su cama para que no se acerquen porque eso es solo suyo. Que gruña, ladre o tome una actitud defensiva no representa peligro alguno porque forma parte de su comunicación. El problema surge con las personas, especialmente si hay niños en casa. Básicamente, porque no somos capaces de entender lo que nos está diciendo el perro y rebasamos la barrera de su aviso.

Cómo actuar frente a la protección de recursos en perros

Para algunos expertos, este asunto de la protección de recursos en perros no debe considerarse un problema de comportamiento. Bastaría con que los convivientes aprendiéramos a interpretar el lenguaje de los perros y respetar sus necesidades de “espacio” propio.

Pero, en la práctica, lo único que hacemos con este planteamiento es reforzar esta conducta. Y, si un día tienes que sacarle algo de la boca por su propia salud, u otro accidente. Además, por supuesto, de los accidentes graves que pueden provocar en los niños. Para evitar llegar a este punto, te recomendamos:

  • Trabajar con el cachorro desde el principio: coger el comedero o el juguete cuando quieras, bajarle de la cama siempre que lo decidas. Eso no quiere decir que le molestes porque sí. Puedes acostumbrarle y educarle, en lugar de quitando comida, poniéndole más mientras come.
  • Nunca uses la fuerza o la violencia, proponle siempre un intercambio alternativo.
  • No le inhibas el gruñido, porque es su forma de comunicarse
  • Evita situaciones potencialmente peligrosas: distráele con un regalo mientras limpias su cuenco para que se acostumbre.

La protección de recursos en perros es, al final, un problema de seguridad y ansiedad, más común en los perros adoptados o que han sufrido malos tratos. Crear un entorno confiable, relajado y sin agresividad es la mejor forma de evitar que surja. En nuestra tienda vas a encontrar todos los artículos y juguetes para que tu perro se sienta feliz en casa.