Cuidadores de mascotas, una especie en crecimiento

Cuando llega esta época del año siempre surge una incertidumbre: ¿a quién dejo al cuidado de mi mascota? Te quitamos la duda, la figura del cuidador de mascotas está en alza, aprende a elegir al tuyo.

¿Cómo saber a quien elegir?

El boca a boca es muy útil en este caso. Que un canguro haya cuidado al perro de tu vecino/primo/madre/amigo… y este o esta se haya quedado contenta es la mayor garantía de que tu colega peludo quedará en buenas manos cuando te marchas.
Si no conoces a nadie a quien hayan cuidado una mascota, la siguiente opción más segura es buscar en las webs de canguros como dogbuddy, gudog o holidog. En estas webs los cuidadores escriben una descripción, puedes ver fotos de su casa (donde estaría tu animal), fotos de ratos pasados con otros peludos que haya cuidado y opiniones de propietarios. Además, estas páginas te garantizan un seguro de accidentes y/o veterinario.

El canguro 10

Las cualidades que tiene que tener un buen canguro son:
· Quedar contigo, si te es posible, antes de quedarse con el perro. Así tu mascota le conoce antes de que le dejes en su casa. Si el cuidador tiene animales, este encuentro es primordial, para saber si van a poder convivir.
· Que te informe de las tarifas desde el principio, de en qué condiciones estará tu animal (si la casa tiene jardín, si tu mascota solo estará en una zona de la casa, si pasará algún tiempo solo en casa…). También tiene que pedirte ciertos materiales: la comida de tu animal, su camita, su cartilla veterinaria, su medicación si la tomara y algún juguete que le guste mucho o una camiseta vieja que huela “a casa”. Además, deberá interesarse por si el perro tiene alergias, tiene alguna enfermedad, es intolerante a algún producto o alimento… Y garantizarte que no le dará comida humana ni le enseñará a hacer algo que en tu casa no puede hacer, como subirse al sofá por ejemplo.
· Una vez tu animal esté en su casa está bien que te vaya informando de cómo se está adaptando al hogar, que te mande fotos o vídeos y te responda a las dudas o nervios que te surgen.
· Debería fomentar los buenos comportamientos de tu animal. No va a cambiar una mala costumbre en dos días pero tampoco sobreexcitar al perro o gato (que ya estará inquieto de por sí), si no intentar crear un clima tranquilo para que se adapte más rápidamente.
· Cuidar a un perro no significa tenerlo en una habitación de casa y tú seguir tu vida tranquilamente… Por eso os decimos que tengáis cuidado a la hora de elegir uno. El canguro tiene que estar atento del animal, jugar con él, darse cuenta de si algo en la casa impide que el animal esté cómodo…
· No soltarle en la calle. Si en tú caso, esta persona cuidaría a un perro, tienes que asegurarte de que no le quite la correa en los paseos. Tu peludo no le conoce y no sabemos como reaccionará.
 
Te lo aseguramos, cuando encuentres a tu cuidador ideal, no te separarás de él.
 
Banner_Perros_902