Problemas de salud del bulldog inglés, francés y carlino

El bulldog inglés, francés y carlino comparten varias características y se le conoce cariñosamente con el nombre de hocico chato. El motivo es evidente: tienen el morro chato y eso, que los convierte en animales de lo más adorable, también conlleva ciertos problemas. La mayoría de ellos están directamente relacionados con la crianza selectiva y pueden ser más o menos graves. Si todavía estás pensando si comprar una de estas razas, debes saber que los expertos, incluido el Royal Veterinary College de Inglaterra, lo desaconsejan. Si ya convives con alguna de estas tres razas de perro, lo único que debes tener en cuenta son algunas precauciones básicas. Las detallamos a continuación.

Problemas comunes de salud en el bulldog inglés, francés y carlino

El problema de salud más común en el bulldog inglés, francés y carlino y con el que deberás tener más cuidado, es el síndrome del perro braquiocefálico. Está directamente relacionado con el morro chato y provoca problemas respiratorios. Los perros que lo padecen sufren:

  • Dificultad para respirar de manera adecuada.
  • Obstrucción de las vías respiratorias.
  • Problemas de ronquidos. Esto, que quizá parezca una molestia leve, puede venir acompañado de pequeñas paradas respiratorias durante la noche, lo que supone en realidad un riesgo importante.

Lo que debes tener en cuenta es que, aunque estos riesgos existen y, de hecho, el ronquido es uno de los problemas más extendidos, la gravedad de cada uno de ellos depende de cada caso individual. No todos los perros de hocico chato se comportan igual.

Otras enfermedades comunes

  • Colitis ulcerativa histiocítica: se trata de una enfermedad que afecta al intestino grueso; es de tipo inflamatorio y provoca pérdidas de sangre y diarrea.
  • Entropión: este es un problema de los párpados. Por lo general del inferior, que se dobla hacia dentro; aunque puede darse también en el superior. En principio solo provoca molestias e irritación, pero en los casos más graves puede afectar a la vista.
  • Hemivertebra: se da cuando hay una malformación en la columna que provoca que se compriman los nervios de esa zona. Puede causar dolor y problemas de movilidad.
  • Enfermedad del disco intervertebral: similar a la hernia de disco, lo que ocurre es que el mismo presiona la médula. Esto puede ser causa de dolores de espalda graves o leves y también de falta de sensibilidad que puede resultar en pérdida de control de los esfínteres.
  • Labio leporino y paladar hendido: puesto que estos problemas se presentan en la etapa embrionaria del animal, es poco probable que veas animales aquejados de ellos a la venta. El labio leporino es una abertura en el labio y el paladar hendido es una abertura en el cielo de la boca. Los leves no producen ningún problema.

Precauciones que debes adoptar

El calor y el ejercicios físico son focos de riesgo para los perros braquiocefálicos, pues los mismos son especialmente propensos a sufrir golpes de calor. De la misma manera, tienen cierta tendencia a sufrir molestias gastrointestinales porque les cuesta deglutir la comida. Los vómitos y las arcadas también son frecuentes y es necesario ser especialmente cuidadosos en la sedación en caso de que necesiten cirugía.

Los bulldog inglés, francés y carlino son unos animales preciosos y muy simpáticos, pero, como ves, tienen sus problemas de salud asociados. De todas maneras, en la mayoría de los casos basta con unas pocas precauciones básicas para que lleven una vida normal y puedan colmarte de cariño, como cualquier otro perro. ¿Quieres saber más sobre las diferentes razas? ¡Sigue leyendo!